Tomar la decisión de vivir en pareja debe traer consigo una serie de revisiones previas y análisis de diversos puntos.

Una de esas áreas que sin duda hay que tocar y sin embargo no todos lo hacen, es la financiera.

Las parejas deben iniciar a hablar de estos tópicos desde el noviazgo, y no hasta que ya están más que comprometidas.

Porque parecería mentira, pero el manejo del dinero es una de las mayores pruebas de fuego para el matrimonio o la vida en pareja, y no todos la superan.

En México se habla que el tema de dinero es la tercera causa de divorcio.

Sin embargo, eso se puede evitar si de manera previa existe una clara comunicación al respecto, para que no nos tome por sorpresa ya cuando dijimos “sí, acepto”.

Grupo Financiero Base plantea unas preguntas financieras que retomo y comparto, para conocer el comportamiento financiero de tu pareja. Ten la seguridad que te ahorrarás conflictos y estrés en el futuro.

¿Cuáles son sus metas financieras?

Como primer paso para llegar a un acuerdo con tu pareja, pregúntale cuáles son sus objetivos en cuanto al dinero y vean si coinciden sus metas.

¿Cuáles son sus hábitos financieros?

Saber cómo administra sus ingresos es muy importante, si tiene el hábito del ahorro, si cumple con sus deudas, si lleva un presupuesto.

¿Recibió educación financiera en su familia?

Conocer su historia en esta área puede ayudarnos a saber cuál es la visión y la importancia que le da a este tema.

¿Cómo vislumbra su futuro?

¿Ha pensado en algún seguro de ahorro para el retiro, cómo maneja su afore, tiene pensado poner un negocio? No importa qué tan joven pueda ser, alguien que tiene esa visión, tendrá más claro el camino para alcanzar lo que se proponga.

¿Cuál es su situación financiera?

Hay que partir de la sinceridad y la confianza. Este tema es de mucha transparencia si se piensa en un futuro juntos. Si uno tiene un patrimonio mayor que el otro o gana más, es importante compartir esta información para planear un presupuesto general que apoye verdaderamente al proyecto juntos.

¿Tiene deudas y cómo las maneja?

Endeudarse no es algo malo, los problemas surgen cuando no se manejan bien las deudas o cuando superan los niveles de ingresos.

Si se casaran ¿bajo qué régimen conyugal lo harían?

La ley mexicana contempla los bienes mancomunados o la separación de bienes, y es óptimo que lo dialoguen para saber cual sería la idea de cada uno llegado ese momento.

¿Infidelidad financiera?

Si tiene o tienes alguna deuda o préstamo oculto, o que simplemente no quisieras compartir, puede ser un mal signo, es necesario ser sincero con la persona con la que pretendemos construir una vida en pareja.

Estos cuestionamientos pueden ayudar a tener más claridad de lo que cada uno piensa y actúa al respecto del manejo del dinero. Si hay algo que no empate, pueden platicarlo y trabajarlo. Por ejemplo, si alguno de los dos, o ambos, carece de educación financiera, están a tiempo de informarse, de tomar algún taller juntos y planear con el pie derecho.

El propósito es que después de platicar largo y tendido estos temas, el establecer esquemas de cómo manejar el dinero o repartir los gastos cuando vivan juntos, será mucho más sencillo.

Ambos deberán establecer acuerdos y trabajar como un equipo.

Recuerda que tener una pareja compatible financieramente es tan importante como la afinidad emocional y, sin duda, si ambos caminan en la misma dirección es augurio de estabilidad y armonía financiera. Ahora sí, a dar el siguiente paso.

Por Lucy Quiroga