Este 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental 2021, y en este marco es importante reflexionar sobre cómo la pandemia por COVID-19 ha impactado de manera negativa en la salud mental de las personas, y en las y los trabajadores.

Las cifras muestran cómo el agotamiento de los empleados se ha triplicado a causa de la pandemia. Los estudios reflejan niveles récord de estrés; las personas se están agotando más rápido que nunca.

Cabe resaltar que quienes más están sufriendo burnout son las mujeres que están trabajando desde casa, ya que, además de realizar sus actividades laborales atienden las tareas familiares y del hogar.

De hecho, las madres que trabajan tienen un 28% más de probabilidades de sufrir agotamiento laboral que su contraparte masculina.

Y es que, sin duda, este panorama pandémico ha transformado la vida, tanto en lo laboral como en lo personal, y ha impactado en el aumento en los niveles de estrés y ansiedad.

Esto sabemos que se debe a muchos factores, entre los que destacan por un lado  la incertidumbre que se vive en muchos aspectos, la adaptación al trabajo desde casa y/o, incluso, a la falta de empleo, o a la saturación del mismo.

A todo esto se suman además las bajas laborales a causa del virus que han provocado una sobrecarga de trabajo entre los empleados que aún permanecen en las organizaciones, lo cual deriva en el agotamiento de los mismos, y lleva a un estado de estrés laboral crónico, también conocido como “burnout”.

De acuerdo con la OMS, el burnout es “un síndrome conceptualizado como resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito”.

Estos son los síntomas del burnout ¿te suena alguno?

Menos energía. Esto hace que una tarea pequeña parezca imposible de realizar. Los colaboradores parecen más lentos y menos productivos de normal, puede que estén agotados.

Menos motivación. Las personas que están trabajando desde casa son más susceptibles a perder de vista el panorama general y sentirse desconectados. Pueden sentir que nada de lo que hacen marca la diferencia.

Fatiga pandémica. Esto provoca que los empleados cometan más errores en su trabajo o entreguen trabajos de menor calidad. Su atención a los detalles puede verse disminuida y no estarán interesados en realizar mejoras.

También puedes leer: 10 tips para ser una mujer feliz y saludable

Recomendaciones en pro de tu salud mental

El estrés laboral corresponde  a la segunda causa más común entre las bajas laborales. Pero a pesar de esto, solamente el 25% de las empresas han creado y ofrecido programas para controlar y eliminar el estrés.

“Estamos viviendo tiempos inciertos y el agotamiento de los empleados será inevitable a menos que los managers prioricen el bienestar de los empleados, implementen programas de prevención y atención, y además se anclen de las herramientas adecuadas para hacerlo”

Rodrigo Manjarrez, Regional Sales Manager de Factorial HR

La empresa de Software de Recursos Humanos Factorial HR, propone 4 soluciones que las organizaciones pueden atender para reducir el estrés entre los trabajadores en pro de su bienestar mental:

Ofrecer flexibilidad laboral. En la medida de lo posible, la empresa debería alentar a los empleados a trabajar cuando puedan en lugar de imponer un horario estricto, y esto hará que estén menos estresados y sean más productivos.

Llevar a cabo evaluaciones de desempeño. El uso de un software de gestión del desempeño puede ayudar a facilitar una Evaluación del Desempeño a distancia, así como una mejor comunicación interna y sentimiento de comunidad.

Asegurar los descansos en el trabajo entre jornadas y los descansos visuales. Para ello es importante utilizar una herramienta de gestión de asistencia. De este modo los empleados pueden tener el control de sus horas de entrada y de salida y asegurarse de no trabajar más de lo correspondiente.

Aplicar la inteligencia emocional. Para prevenir el agotamiento en el trabajo, los managers de equipo deben aportar empatía entre los colaboradores. Cultivar la inteligencia emocional en sus interacciones, practicar la escucha activa y esforzarse por crear una cultura de confianza.

Toma nota si tienes una empresa, y si eres colaborad@r recuerda que lo único que no debes dejar para después…eres tú.

https://factorial.mx/