Parece increíble cómo una pandemia ha modificado nuestro estilo de vida y se ha convertido en un parteaguas en muchos aspectos de nuestra cotidianidad. 

Esta emergencia nos mostró que es importante cuidar nuestra salud, ser resilientes, y  trabajar en tener hábitos de finanzas personales más sanos.

Así que es momento de aceptar que junto a la nueva dinámica también llegó una nueva normalidad en nuestras finanzas. Te damos los tres básicos para el cuidado de tu dinero:

1.- Construye tu fondo de emergencia: Las personas no suelen ahorrar y menos para tener un fondo para emergencia que las soporte un momento de una crisis en donde requieran una cantidad de dinero, por lo que al momento de presentarla terminan desfalcadas. Es momento de hacer consciencia de que un fondo de emergencia es necesario, la recomendación es que sea equivalente de 3 a 6 meses de tus ingresos. Procura no tocarlo hasta que se presente una situación que realmente se requiera, ejemplo un accidente, una enfermedad, desempleo u otros casos. Lo puedes construir de manera sencilla y poco a poco destinando 10% de tus ingresos hasta lograr el acumulado deseado.

2.- Cuida tu salud: En estos momentos nadie está exento a tener un contagio, desafortunadamente no todas las personas dan la importancia al tema de la prevención y el cuidado de la salud. Una buena alimentación, estar vitaminado y haciendo ejercicio permitirá disminuir los riesgos de problemas con el bienestar de nuestro cuerpo –además de eliminar muchos gastos innecesarios–. Los seguros de gastos médicos mayores y menores son básicos en este sentido, pues el segundo te permite dar el monitoreo adecuado de tu salud y los SGMM te respaldará en caso de una enfermedad que requiera una suma de dinero grande, ejemplo contagiarte de COVID-19, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de seguros, el costo promedio para la atención de una persona que contrae esta enfermedad, es de 433 mil pesos.

3.- Busca recursos adicionales: Si bien la situación económica es compleja y hay cosas que no están a tu alcance, hay otras que sí dependen completamente de ti para mejorar tu situación financiera, entre ellas está generar más recursos además de los que ya percibes en tu trabajo tradicional. Esto lo puedes hacer con la decisión de arrancar con un negocio propio, no tengas miedo de iniciar con un nuevo proyecto pues esto puede generarte más capital, si consideras que hay algo que quieres hacer y consideras que es importante aprender cosas nuevas o actualizarte hoy en día hay muchos recursos gratuitos o de fácil acceso en internet, explora nuevos conocimientos, con un poco de inversión puedes aprender y lograr nuevas líneas de negocio para despuntar tu finanzas en un futuro. 

Recuerda que todo cambio siempre es bueno si lo tomas de la mejor manera, aprovecha esta crisis a tu favor y haz que todos los cambios que tienes sean para un bienestar propio y/o familiar. 

Por: Yael Córdova